Curiosidades:
Las alianzas o anillos de boda.
Hay quien asegura que el intercambio de anillos entre los novios comenzó en Egipto 2.000 años AC para quienes la forma circular del anillo representaba el infinito, una forma sin principio ni fin, como el amor.
Los griegos adoptaron esta costumbre pero además pensaban que en el dedo anular existía una vena que llegaba directamente al corazón (vena del amor), por lo que pensaron que era el lugar ideal para colocar el anillo matrimonial y por eso se luce la alianza en el dedo anular derecho.
Los romanos fueron quienes hicieron que esta tradición llegara hasta nuestros días, aunque ellos utilizaban el “método trinitario” que consistía en meter el anillo en cada dedo diciendo “en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo” hasta dejarlo en el anular.
En la actualidad, las alianzas se han convertido en el símbolo por excelencia del matrimonio, un recordatorio de la promesa de amor eterno que hace la pareja el día de su boda.