CURIOSIDADES:

Una vez al año, los babilonios subastaban a las jóvenes casaderas. Los hombres tenían que pujar con altas sumas de dinero para conseguir las muchachas más guapas. El dinero recaudado se repartía entre las más feas, para que pudiesen comprarse un esposo.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola